Las preguntas luego de la muerte de un hijo

LAS PREGUNTAS LUEGO DE LA MUERTE DE UN HIJO

VIERNES 29 NOVIEMBRE 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 1 0 CALIFICAR AQUÍ

Por Alicia Schneider y Gustavo Berti.


Alicia y Gustavo Berti

Cuando muere un hijo nos hacemos multitud de preguntas, pero en general se limitan a dos categorías: la primera tiene que ver con el hijo:

¿Por qué a él o ella?

¿Por qué ahora?

¿Por qué no me di cuenta?

¿Por qué no pude cuidarlos?

Y otra serie de preguntas del mismo tenor; la segunda categoría de preguntas se refieren a uno mismo:

¿Qué voy a hacer ahora?

¿Qué será de mi vida?

¿Quién es este ser desconocido que me mira en el espejo?

¿Cómo voy a vivir sin él o ella?

Este tipo de preguntas nos está indicando que ya no somos, ni podremos ser, quienes fuimos antes, que pretender ser como antes menos un hijo es imposible,  que hemos cambiado drásticamente y para siempre, que nos hemos transformado en otra persona. Y ahora, a partir de esta toma de conciencia se torna claro el desafío:

¿Quiénes y cómo seremos?

¿Están dispuestos ustedes, mamás y papás a asumir este desafío?

¿A darse cuenta que ahora deben ser los únicos artífices de la vida por venir?

¿A reconocer que la muerte de un hijo establece una pregunta que espera respuesta de cada uno de nosotros?

De oruga a mariposa

DE ORUGA A MARIPOSA

Duele mucho la pérdida de un ser al que adoramos. Tanto, que a menudo nos parece más fácil y liberador morir que seguir viviendo. Seguir adelante es una decisión personal que, por el simple hecho de abrazarla con convicción y el corazón abierto, activa en nuestro interior un proceso de transformación que abre en nuestra vida infinitas posibilidades.

Durante esta metamorfosis, ese paso de oruga a mariposa, no estamos solos, aunque a veces nos lo parezca. Hay tantas cosas que no vemos, pero sin embargo existen. En los momentos de crisis vitales nuestros guías, los maestros ascendidos, nuestra parte divina y todos los seres que nos aman hacen horas extras. “Dios no juega a dados con el universo”, decía Einstein, el plan es perfecto, aunque, a veces, aquí en la tierra no veamos claro el guión.

Por eso es bueno buscar un lugar tranquilo, aparcar por unos minutos el desespero y, con la mano en el pecho limitarse a sentir ese calorcito de amor que nos mantiene unidos y confiar. Sé que llevamos siglos poniéndonos en lo peor, esa suele ser la dinámica predominante en nuestras sociedades, pero, desde luego, no resulta la más eficaz. Nadie se cura poniendo sal en la herida. El bálsamo para los corazones rotos es el cariño, la suavidad, la gratitud, el perdón, la ternura…

Recuerda todas las veces que has sacado fuerzas de la nada para levantarte, que has preparado la comida, que has ido al trabajo, que has sonreído a un niño, que has cuidado de tus hijos, de tu padre, de tu madre, de algún amigo. Que incluso sintiéndote triste, enfadada, confusa, perdida has seguido adelante. Eres una heroína, no te quepa la menor duda y te mereces un gran homenaje. Siente como te aplaude el universo entero.

Merce Castro Puig

Los hijos perdidos deben ser parte de nosotros

Ellos deben ser parte de lo que nosotros, padres que hemos perdido hijos, estamos dispuestos a dar a la vida como un homenaje a esos hijos que tanto nos han marcado con su partida. RENACER no debe ser sólo un lugar donde vamos a buscar ayuda, no; es un lugar donde vamos a dar lo mejor de nosotros en nombre de todos los hijos que con su partida ( no una pérdida inútil) han contribuido a despertar espiritualmente a tantos padres, ayudando a hacer seres solidarios y compasivos, receptivos al dolor de los que sufren, y todo esto, sólo y únicamente por nuestros hijos, los que han partido y los que aún están físicamente con nosotros. Por este solo hecho la dimensión existencial, no importa cuan breve haya sido, de nuestros hijos se acrecienta con cada palabra de aliento, de esperanza que sale de nuestros corazones. Y esto es amor, ese amor incondicional que ni siquiera necesita de la presencia física del ser amado. Y cuando este amor se vuelca a la vida, como decía Rilke, con toda su tragedia y su belleza, la vida misma nos protege, nos defiende y poco a poco nos damos cuenta que somos parte de ella, que nada sucede porque si, que quizás perder un hijo era en realidad nuestro destino, de que finalmente estamos en paz con la vida misma, como decía Amado Nervo; ” Vida, estamos en paz, nada me debes, nada te debo”. Si en lugar de vida quieren poner Dios, es exactamente lo mismo, utilizamos el término vida porque llega aún a los padres que no profesan cultos religiosos.

Sufrimiento ó dolor

Identificando: ¿Sufrimiento o dolor?
El dolor, inherente al ser humano y que brota desde nuestro corazón cuando perdemos un ser querido, puede convertirse en sufrimiento; lo que podría denominarse dolor inútil, sin sentido, ni razón.
Asimismo, el dolor se produce debido a la separación tanto física, mental y emocional con la persona querida con la que hemos vivido y no somos capaces de aceptar esa gran separación, puesto que nuestra vida estaba construida en función de la relación mantenida, y ahora nos falta la persona con quien la habíamos estructurado tanto en el presente como en el futuro.
El sufrimiento llegará si no somos capaces de aceptar la actual vida y continuamos en la pretensión de proyectarla en función de los recuerdos y “apegos” que tengamos con el ser ya desaparecido.
Esto provocará no vivir el presente, ni ser capaces de pensar que pueda existir un futuro positivo sin quien se nos ha ido.
Así pues el sufrimiento producirá la “no vida”. Una especie de muerte que nos impedirá vivir presente y futuro, si tenemos la persistente y única pretensión de vivir en el pasado y seguir planteando nuestra vida en función del tenaz deseo de que todo sea como antes… cuando esto irremediablemente no se puede producir ya.
Aún así, y aunque parezca imposible, esta experiencia de trabajar nuestro dolor y llenar ese vacio de AMOR nos puede permitir seguir aprendiendo, creciendo y obteniendo sabiduría.

Benditos y amigos

Poema de Edna Frigato

“Benditos sean los que llegan a nuestra vida en silencio, con pasos suaves para no despertar nuestros dolores, no despertar
nuestros fantasmas,
no resucitar nuestros miedos.

Benditos sean los que se dirigen con suavidad y gentileza, hablando el idioma de la paz para no asustar a nuestra alma.

Benditos sean los que tocan nuestro corazón con cariño, nos miran con respeto y nos aceptan enteros con todos nuestros errores e imperfecciones.

Benditos sean los que pudiendo ser cualquier cosa en nuestra vida, escogen ser generosidad.

Benditos sean esos iluminados que nos llegan como un ángel, como colibrí en una flor, que dan alas a nuestros sueños y que, teniendo la libertad para irse, escogen quedarse a hacer nido.

La mayoría de las veces llamamos a estas personas “Amigos”

🙏🏻🙏🏼🙏🏼 Sat Nam

Conocer el significado del mensaje de Renacer

MARTES 26 NOVIEMBRE 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 0 0 CALIFICAR AQUÍ

Del libro  ,”Páginas sin punto final para un libro sin punto final“, de Enrique Conde, Montevideo, 2010


“Tenemos que saber el significado real de los grupos Renacer, no como un lugar a donde sólo vamos a que nos pongan un brazo al hombro; los grupos Renacer son mucho más que eso.”

“Renacer ha crecido de manera explosiva, no por la difusión periodística que cada uno haya podido darle, tampoco por un azar del destino o una circunstancia fortuita, sino por tener un mensaje tan poderoso que ha roto barreras sociales, culturales y geográficas.

Es un mensaje del cual todos nosotros, aun sin darnos cuenta, hemos sido y somos portadores, pero que al mismo tiempo, y por el hecho de ser portadores de ese mensaje que nuestros hijos nos han dejado, nos añade una responsabilidad extra en nuestras vidas, cual es la de llevarlo con dignidad y honestidad.”

“En la medida que llevemos el mensaje con amor, con convencimiento, con mucho respeto por cada uno de los papás, eso es Renacer.

Así lo vemos nosotros y a donde vamos, por supuesto, llevamos el mensaje como lo vemos nosotros, pero ustedes también saben que decimos que los grupos no pueden imponer valores.”

“No hay personería jurídica, no hay cargos, no hay manejo de dineros, nos limitamos a reunirnos dos veces al mes para ayudar a los papás que nos necesitan, eso es Renacer.”

“El verdadero Renacer es en el campo de batalla, allí donde está el sufrimiento, allí donde las personas requieren de aquellos que ya han pasado por este camino.”

“Ayudar, es amor, es amor incondicional; eso significa darse al otro, desde lo mejor de mí para encontrarme con lo mejor del otro y aceptarnos como somos, porque todos tenemos defectos, yo los tengo, yo sé que cada uno de ustedes piensa que tiene algunos… pero igual esos “pocos” pueden molestar al que está enfrente o al que está al lado, entonces, tratemos de encontrarnos con lo mejor del otro.”

“Renacer, es el ámbito, el lugar, las personas, el mensaje que cobija, protege, que ama, que acuna a los padres y les hace recordar esa melodía única e irrepetible que sólo cada uno de nuestros corazones puede entonar, con la que hemos nacido, la que Dios o la vida puso en nosotros al nacer y Renacer hace que despertemos de ese dolor, despertemos de esa angustia, despertemos de los rencores, despertemos de las emociones que nos hacen daño, para escuchar, nuevamente, la melodía de nuestro corazón, única e irrepetible, donde residen nuestros valores, los valores espirituales, aquellos que son los verdaderos, los fundamentos de nosotros como seres humanos, esos valores que también a veces relegamos en el diario vivir y cuando nos toca vivir esta conmoción existencial de perder uno o más hijos, o al único hijo, la vida ahora nos desafía, entonces, nos olvidamos un poco de esa nuestra melodía, pero está allí, tenemos que saber y aprender a despertarla y a escucharla nuevamente. Y, así, vivir en sintonía con esa melodía; esa melodía, es el fluir con la vida, es el aceptar lo que venga de la vida.”

“El grupo se debe, como grupo, siempre a los papás nuevos.

Ésa es la tarea fundamental; Víctor Frankl dice en su libro “En busca de Sentido” que debemos ser capaces de enseñarle a los seres sufrientes, que lo que importa no es lo que nosotros esperamos de la vida, sino lo que la vida todavía espera de nosotros, porque si todavía estamos vivos, es porque la vida aún espera algo de nosotros.”. . .

Renacer es un semillero de una humanidad mas generosa y mas compasiva

DOMINGO 24 NOVIEMBRE 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 0 0 CALIFICAR AQUÍ

Por Enrique Conde


       El mensaje de Renacer es una inspiración que surge de nuestros hijos, por eso decimos que es obra de cada uno de nuestros hijos.

      En la medida que llevemos el mensaje con amor, con convencimiento, con mucho respeto por cada uno de los papás, eso es Renacer.

      Y en la medida que, cada uno de nosotros, nos veamos, nada más y nada menos que como mensajeros, sin pretender ser más que eso, Renacer va a  funcionar bien.

      En Renacer, nadie está por méritos propios, sino por su hijo, nosotros, por Nicolás, como está cada uno de ustedes por sus hijos, no estamos porque uno sea más capaz que otro o más inteligente, o lo que sea, estamos porque hemos perdido un hijo.

      No nos olvidemos de esto porque, con el tiempo, cuando uno mejora,  puede olvidar un poco eso y  creer que está por su  propia capacidad.

      La razón de ser de Renacer es ayudar a los padres que vienen a las reuniones atribulados por el dolor, sintiéndose solos por primera vez en su vida y van a una reunión y quieren que los ayuden, eso es Renacer.

      El verdadero Renacer es en el campo de batalla, allí donde está el sufrimiento, allí donde las personas requieren de aquellos que ya han transitado este camino.

      Ayudar, es amor, es amor incondicional, lo cual significa darse al otro, desde lo mejor de sí,  para encontrarse con lo mejor de otro y aceptarnos tal como somos, porque todos tenemos defectos que pueden molestar al que está enfrente o al que está al lado, tratemos de encontrarnos con lo mejor del otro.

      Entonces será un encuentro realmente de pares.

      Podemos ser pares para la vida, para ponernos de pie, caminar erguidos, y dar lo mejor de nosotros, en cada momento, a los que sufren a los que nos rodean y a nosotros mismos.

      Cada persona que sonríe o que sufre un poquito menos porque nosotros nos acercamos y le extendemos la mano y le regalamos una sonrisa y ellos nos regalan una sonrisa, eso es sentir a nuestros hijos vivos.

      Y ¡qué alegría! porque, entonces, sabemos que estamos haciendo algo perdurable por ellos.

      Nosotros tenemos una sola manera para hacerle un homenaje a nuestros hijos, que es con nuestra propia vida,  por la manera que vivamos.                                                                      

      Tenemos que saber el significado real de los grupos Renacer, que no es sólo un lugar a donde vamos a que nos pongan un brazo al hombro, los grupos Renacer son mucho más que eso.

      La clave no es que nos vayamos a consolar mutuamente, es que devolvemos a la vida seres mucho más compasivos, más generosos, más solidarios, quizás más sabios, más maduros como seres humanos, después de una experiencia tan dolorosa.

      Nos convertimos en referentes sociales.

      Elijamos ser referentes de que, referentes de vida, referentes de decir sí a la vida, a pesar de todo, por esto, vemos a Renacer como generador de un sí a la vida incondicional.

      Apuntando bien alto, ¿por qué no? ninguno de nosotros tiene un límite para crecer como ser humano; el límite se lo pone cada uno.

      Por todo esto, podemos decir que Renacer es un semillero de una humanidad más generosa y más compasiva, con una visión tan amplia que se extiende hacia un futuro en que cada uno asuma el compromiso de trabajar por un Renacer de acá a 50 años, de acá a 100 años y más, que traten de que los papás nuevos que llegan al grupo sigan ese camino que ustedes pueden mostrarles, un camino de humanización, un camino pleno de amor, porque lo merecemos nosotros, lo merecen nuestros hijos y hoy, por sobre todas las cosas, lo necesita  el mundo, lo merece la humanidad, porque es necesario que en esta vida, en este mundo, haya seres compasivos y solidarios que trabajen pensando en los demás.

                                                                    Viernes 22 de Noviembre de 2019


Eiségesis de  lo expresado por  sus iniciadores  Alicia   y Gustavo Berti, recopilado por Enrique y Ana Doris, con el aura de Ulises y el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito.

De Renacer Congreso – Montevideo, Uruguay

“Por la Esencia de Renacer