Ser la razón del bienestar de otro

SER LA RAZÓN DEL BIENESTAR DEL OTRO

JUEVES 22 AGOSTO 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 1 0 CALIFICAR AQUÍ

Del libro  ,”Páginas sin punto final para un libro sin punto final“, de Enrique Conde, Montevideo, 2010


“Los grupos se forman cuando muchas personas pueden tener una actitud digna frente a lo que les sucede, y eso es un proceso de aprendizaje que cada uno tiene que hacer y, para eso, es la actividad que nosotros hemos propuesto, que es la esencia de la Ayuda Mutua.
¿Cuál es ese requisito indispensable para que exista un grupo de Ayuda Mutua?, es decir, ¿Qué es aquello sin lo cual no podría existir un grupo de Ayuda Mutua?: la presencia de otra persona, no la mía, la del otro.

Si yo voy a un grupo y no hay nadie ¿de qué me sirve?, sólo me sirve en el caso que yo encuentre a otra persona frente a mí, entonces, tengo que valorar más la presencia de la otra persona, porque sin ella no hay grupo, sin ella no hay Ayuda Mutua, en consecuencia, yo tengo que valorar, tengo que respetar, tengo que cuidar la presencia del otro.”

“¿Cuál es el primer paso en ese largo y difícil camino que los grupos de Ayuda Mutua ofrecen?

¿Cómo hacer para sacar a los integrantes de estados de profunda concentración en sí mismos y preocuparse por el otro?

Se debe comenzar por aprender nuevas maneras de comunicación que partan desde lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro, aprender, en ese proceso, a ver al otro como aquel para quien yo soy el otro.

Y lo mejor de cada uno es ese amor que aún tenemos por nuestros hijos, por la vida, por Dios o por uno mismo, puesto que si los corazones estuviesen secos, sin nada de amor, nadie estaría en grupo alguno.”

“Elisabeth Lukas nos deja la convicción de que: “toda persona, aunque psíquicamente sea sumamente contrahecha y acorralada, podrá salvar su alma por la entrega de un poco de amor.”

“Es, entonces, a través de ese amor por el hermano que sufre y que está frente a mí, que podemos darnos cuenta que, en homenaje a nuestros hijos, hemos comenzado a reemplazar el sentimiento de dolor y desesperación por un sentimiento de amor.”

“Autorrenuncia, significa renunciar a muchas cosas, pero, por sobre todo, significa renunciar a mis emociones que son encontradas, violentas, opuestas, renuncio al dolor desesperado, pero para que haya un acto de renuncia, debe haber algo de por sí más elevado, sólo puede renunciarse a algo por algo más elevado, algo que le dé un sentido a esa renuncia y eso es el amor por los hijos, por los hijos que no están y por los hijos que están, que nos reclaman, por la vida y por nosotros mismos.”

“Querer ser la razón del bienestar del otro, es moneda corriente en los grupos de Ayuda Mutua, y se refleja en la profunda satisfacción que experimentan los integrantes cuando una nueva persona que se ha acercado a un grupo, se retira del mismo con una sonrisa en los labios.

Así es más fácil entender porqué los seres sufrientes, se quedan en los grupos, pues en ellos adquieren su verdadera dimensión como personas, sin máscara alguna, y se dan cuenta, algunos por primera vez, que es posible el amor entre los seres humanos.”
“Cada uno de nosotros, es un universo rico en experiencias, rico y maravilloso para ofrecerse, abrirse al mundo, abrámonos los unos a los otros, amémonos los unos a los otros, ya ese mensaje se dio, ¿hace cuántos años atrás? y sigue siendo tan vigente, tan maravilloso.”

“La trascendencia implica sacrificio, autorrenuncia, renuncia a cosas por otra persona; lleva a un ser para otro.”

“La mayoría de los padres vienen porque no les gusta la forma en que están viviendo sus vidas, y, si bien es cierto, que los padres, inicialmente, identifican “trascendencia” con “dejar atrás el dolor”, pronto se dan cuenta que, fundamentalmente, significa elevarse por encima de sí mismos para dirigir su esfuerzo y amor hacia otros, desde ese momento, el grupo se vuelve una entidad capaz de facilitar su crecimiento interior.”

“Se cumple así la afirmación de Víctor Frankl: “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano” y sin buscarlo tiene una recompensa, esa recompensa es la paz interior, es la calma, es el cese de todas las turbulencias.

“Por autotrascendencia entendemos la capacidad del ser humano de orientarse a algo o a alguien que no es él mismo, como es una persona a quien amar, una tarea que cumplir, o bien hacia algo no concreto, como sucede con los valores de actitud que, si bien, emanan del hombre, no están dirigidos a sí mismo sino a la vida, a Dios, o a nadie en particular.”

“Estos tres sentidos de nuestra autotrascendencia confluyen en uno solo, como quizá en ninguna otra ocasión en la vida, en los grupos de Ayuda Mutua: el ser sufriente a quien amar se vuelve la tarea a cumplir a través de los valores de actitud.”

“Esta dedicación sin reparos, a aquellos padres que recién ingresan o son más nuevos, tiene una recompensa no buscada, de enorme valor que reside en el hecho existencial de producirse el olvido del propio dolor, al preocuparnos por el dolor de los demás, porque quien lleva la luz a los demás, no la puede separar de sí mismo.”. . .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s