El reseteo de los siete años

EL RESETEO DE LOS 7 AÑOS.

Cada ciertos años (aproximadamente siete desde nuestro nacimiento), nuestra vida sufre un chocante pero necesario reseteo que nos empuja por un lado, a que todos los cimientos que creíamos sólidos se tambaleen de forma brusca y por otro, una extraña fuerza interior nos invita a empezar desde cero aplicando toda la sabiduría y las herramientas adquiridas a través de la anteriores aventuras y desventuras.

Este “reseteo cósmico” nos ayuda a sincronizarnos con las nuevas vibraciones que se incorporan en nuestro campo energético y que a su vez nos mantienen en constante evolución y conexión con el Universo.

Cuando se desconoce este ciclo de “derribo y reinicio”, las personas perciben como sus vidas se desmoronan sin saber muy bien la causa real pero que, una vez la obra de la vida empieza a realizar las reformas pertinentes, se dan cuenta de lo necesario que era aplicar elementos como el despego, el perdón, la fuerza de voluntad, el amor y la valentía en los nuevos planos de su Destino.

Es importante tener en cuenta que cada ciclo de siete años la vida volverá a reclamar su sitio en el peregrinaje de la Luz y todo aquello que te haya desviado del camino original (sean cosas, personas, tareas, etc.), serán descartadas de tu vida de la noche a la mañana con el fin de ayudarte a romper un ciclo e iniciar otro más maduro y consciente que el anterior pero menor que el que vendrá.

No te resistas a los cambios y deja que las fuerzas naturales te muestren el siguiente paso a realizar. Por muy perdid@ y confus@ que puedas sentirte al principio, no es la primera vez que experimentas dicha metamorfosis y si vives lo suficiente seguramente tampoco sea la última.

El pasado puede llegar a ser un buen cuaderno de bitácora siempre que utilices en el presente las lecciones más importantes y esenciales para avanzar hacia un mejor futuro. Si utilizas el pasado como arma arrojadiza cada vez que tienes ocasión, lo único que lograrás será la distancia de los Seres que amas y la sensación de la insatisfacción interior más nociva.

Del mismo modo que una flor sigue los ciclos de la naturaleza, debes saber cuándo es el momento idóneo para brotar, para florecer, para entregar tu fruto y para marchitar y así cerrar el ciclo adecuadamente con el fin de que el siguiente venga mejor, más estable y feliz.

Ahora ya sabes que esta etapa extraña de transición no es algo exclusivamente tuyo ni debes vivirlo necesariamente como algo malo (pero sin duda alguna es necesario).

Respira profundamente, sonríe al cielo, suelta la mochila de los miedos y confía porque siempre al acabar la noche acaba saliendo el sol, una y otra vez, hasta el fin de tu tiempo.

Autor desconocido, por favor si conoceis el autor decírmelo.

Reflexión sobre la Esencia de Renacer

PUERTA ABIERTA PARA REFLEXIONAR SOBRE LA ESENCIA DE RENACER

MIÉRCOLES 17 JULIO 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 1 0 CALIFICAR AQUÍ

Del libro  ,”Páginas sin punto final para un libro sin punto final“, de Enrique Conde, Montevideo, 2010


Nos introducimos hoy por la puerta abierta dejada por Alicia y Gustavo Berti el 27 de febrero de 2009, para reflexionar sobre los aspectos que implica la Esencia de Renacer, con la libertad que hemos descubierto a través del propio Mensaje de Renacer, asumiendo la responsabilidad de incursionar a través de los conceptos vertidos por sus creadores en los veintiún años transcurridos de su historia, tratando, en lo posible, de descubrir y luego describir aquello que está implícito en la Esencia de Renacer.

La primera dificultad que encontramos en esta tarea, es que resulta imposible decir algo sobre la esencia de Renacer que tenga significado para cada uno en su fuero íntimo, lo que da pie a recordar que si bien es cierto que Renacer es para todos, no todos somos para Renacer, pues al ser nosotros únicos e irrepetibles, implica que su esencia tendrá, para cada uno, un sentido individual que puede ir desde la más absoluta indiferencia hasta el más profundo significado para sus vidas, aun referido al particular grupo de los padres que hemos perdido hijos.

Concurren a ese resultado diversos factores a tener en cuenta, el primero de los cuales es el lenguaje que usamos para comunicarnos.
Gustavo Berti en ocasión de hablar sobre paradigmas dice que “Detrás de cada palabra hay siempre algo oculto, que hay que preocuparse por descubrir.”

Ya desde tiempos remotos Platón, 400 años antes de Cristo, citado por Raymond A. Moody en “La vida después de la vida” dice: “El lenguaje humano es inadecuado para expresar directamente las realidades últimas. Las palabras ocultan, más que revelan, de la naturaleza interna de las cosas. En consecuencia, las palabras humanas no podrán hacer otra cosa que indicar -mediante la analogía, el mito y en otras formas indirectas- el carácter verdadero de lo que está más allá de la esfera física.”

A la dificultad implícita en el uso de las palabras, por lo que ellas ocultan, debemos agregar, en segundo término, el concepto señalado por Berti sobre los grados de significación “De acuerdo con
los cuales una cosa dada puede tener diferente significado o grados de importancia, para diferentes personas, dependiendo no sólo del nivel cultural, social o intelectual, sino, también del estado de conciencia a través del cual el acto de percepción se lleva a cabo, que tiene extrema importancia en los grupos Renacer, en los que los padres entran con una crisis existencial tan abrupta y violenta, con estados de conciencia tan alterados y confusos, que dificultan aun el
“simple vivir” en la realidad cotidiana, la que parece tan lejana y ajena como si estuviese siendo observada desde afuera en una perspectiva atemporal.”, sin olvidar las diferencias culturales que implican los paradigmas vigentes.”

Luego, a las dificultades señaladas de forma y de grados de significación se, agrega, en tercer término, la naturaleza misma de la Esencia de Renacer, en donde, como en todo grupo de Ayuda Mutua, emerge la dimensión espiritual como fenómeno específicamente humano.

La espiritualidad juega un papel fundamental en los grupos de ayuda mutua, entendiendo a ésta como la condición de espiritual del ser humano, un estado de conciencia ampliado, un fenómeno que tiene origen en el hombre.

Finalmente, en cuarto término, y es una de las mayores dificultades, como lo señala Víctor Frankl, cuando nos dice que el hombre posee un conocimiento intuitivo de los valores hacia los que se siente arrastrado, valores que pertenecen a la dimensión espiritual, que se expresa de una forma no reflexiva.

¿Cómo hacer para reflexionar sobre aquello que por naturaleza no es pasible de conocimiento por vía de la reflexión?

No se llega a ser compasivo a través de la lectura o la reflexión, sino merced al amor compartido con aquellos con quienes el destino común nos ha hermanado.

No se trata, pues, de comprender, como dijo Einsten: “Es incomprensible que pretendamos comprender.”

En otra ocasión dijo: “La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es su sirviente fiel; sin embargo, hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el regalo sagrado de la mente intuitiva.”

El mensaje de Renacer nos dice: “La intuición nos muestra el camino, es la que nos dice que aun en los momentos difíciles, de sufrimiento inevitable -aquéllos donde creemos perder la fe y la esperanza-, existe la posibilidad de cambio, de transformación interior.”

El filósofo Francés Henri Bergson dice que “la intuición es la empatía a través de la cual nos transportamos dentro de lo más íntimo del otro para coincidir con lo que es único y por lo tanto inexpresable.”

A todo esto, no es ajena la historia de Renacer, pues mientras en Río Cuarto se reunían, por primea vez, padres que habían perdido hijos, Víctor Frankl sostenía que “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano”, concepto que es la síntesis de la Esencia de Renacer.

Renacer empieza por la ayuda a un hermano que sufre… se ahonda en la ayuda a un hermano que sufre… sin embargo, no se agota en la ayuda a un hermano que sufre, sino que, en ese transitar, la esencia de Renacer implica un permanente descubrir que no tiene límite.

Entonces, debemos estar alerta como diría R. Tagore: “No lloremos en la noche por la ausencia del sol, ya que las lágrimas nos impedirán ver las estrellas”.

¿Pero, cómo describir ese permanente descubrir? si está sujeto a palabras que ocultan más de lo que muestran, si su grado de significación varía según cada individuo, si se trata de la espiritualidad no sujeta a reflexión y finalmente depende de la intuición, si, como dice Einstein, hemos olvidado el regalo sagrado de la mente intuitiva, anteponiéndole la mente racional?

En los grupos sucede lo que un miembro de Renacer Pando de Uruguay, Juan Ramón, nos decía que para él las Reuniones de Renacer le recordaban lo que son las reuniones tipo “lluvia” en la que
cada uno de los concurrentes pone en la mesa a disposición de los presentes lo que para él es lo mejor que puede ofrecer, en tanto que cada uno de los demás, toma para sí lo que más le apetece.

José Divizia, luego de doce años en Renacer, en el Boletín de Tucumán, hizo la siguiente
reflexión:

“¿Qué palabras son las adecuadas para cada persona en cada circunstancia?

No se sabe, uno da lo que tiene, lo que siente que puede servir, pone énfasis en lo que considera central y luego, al tiempo, si tiene suerte, ese papá o mamá dice:

– Me hizo mucho bien, o me ayudó mucho tal cosa…

Y resulta que uno no se acuerda siquiera de haber dicho lo que resultó efectivo o central para esa persona. Todo un misterio que desconcierta primero y divierte luego porque queda cada vez
más claro que no depende sólo de la voluntad de uno, hay un grado de incertidumbre, no sólo de  los resultados, sino de las causas que lo producen. Esto llama a la humildad, a no creer que los méritos son míos, sino más bien que “la acción pasa a través de mí, no se origina en mí”.

Sin duda alguna, el secreto de Renacer es el mejor motor que mueve las acciones de quienes  lo componen, ese motor es el amor. Y como el amor no puede definirse, encasillarse o sistematizarse, el funcionamiento de los grupos tampoco.

El riesgo es creer que uno puede, que uno sabe, que uno tiene razón. Pedir reconocimiento o notoriedad. Dejar que el ego lo invada y empiece a trabajar para sí mismo.

Si se evitan estos riesgos, que siempre están presentes, Renacer funciona solo. LA VIDA HACE SU TRABAJO Y SABE COMO HACERLO.”

Por estas dificultades de comunicación es que la mejor forma de trasmitir el Mensaje de Renacer sea la actitud que se asuma en cada momento de nuestras vidas, confirmando la expresión de Carlos González Pecotche que afirma: “Toda enseñanza moral no avalada por el ejemplo, obra en el alma de quien la recibe en sentido contrario.”

También Víctor Frankl nos acerca un ejemplo, cuando dejó de lamentarse de haber perdido el borrador de sus apuntes y nos dice que tuvo que aceptar: “…el desafío de vivir mis pensamientos  en vez de limitarme a ponerlos en el papel.”

Gustavo Berti nos dice: “Mostramos el camino que nosotros hemos transitado, en el que nosotros creemos, después queda para cada uno tomarlo o no.”

Por lo que, ante todo, debemos de tener el cuidado de tomar lo expresado aquí, en estas “Páginas sin Punto Final… Para un Libro sin Punto Final…”, nada más que como eso, algo que se muestra y, por lo tanto, se puede tomar o dejar.

El punto de partida es la crisis existencial sufrida a raíz de la pérdida de nuestros hijos.

Crisis existencial que se manifiesta, en primera instancia, como un estado desconocido en el que se produce un verdadero aislamiento existencial; desaparece el mundo circundante que rodea al ser sufriente, no desaparece sólo su significado, si no el mundo mismo, y es capaz de hacerle experimentar la nada, en su plenitud; es como una puesta entre paréntesis del mundo que lo rodea.

Se han rotos los puentes de comunicación con los demás.

¿Cómo se explica esa situación a quien no la ha vivido?

No hay manera. Ante la profunda señal de alerta implícita en una crisis, el hombre despierta a su intuición, sabe que la salida existencial está por delante suyo, en lo que aún queda por realizar de ese futuro en el que yacen las posibilidades aún no realizadas; se da cuenta que la única manea de eliminar la oscuridad es dejando entrar la luz.

Según Frankl quien es arrojado a esta nada existencial, se enfrenta a dos posibilidades extremas, o permanece en profundos estados llamados de hiperreflexión o se re-encuentra con la autotrascendencia propia de su ser, es decir, saliendo de sí mismo.

Por eso un día, llegamos a Renacer con una esperanza, pues no queríamos vivir como estábamos viviendo.

La ayuda mutua es el ámbito adecuado para que el hombre doliente despliegue la autotrascendencia y salga de sí mismo.

¿Cuál es el requisito fundamental para la existencia de la ayuda mutua?

La presencia del otro, reconstruyendo los puentes de la comunicación. Ésa es la tarea; descubrir qué es lo que comienza, pues como lo expresa el Mensaje de Renacer “se abren nuevos caminos y la vida tiene tesoros para descubrir y cada uno puede
descubrirlos, pero depende de cada uno.”

Si la vida es un libro que espera ser escrito, aprovechemos esta puerta abierta sobre la Esencia de Renacer, para garabatear los primeros trazos en ese libro que sólo puede ser escrito por cada uno
de nosotros.

Quizá, lo mejor sea leer estas “Páginas sin Punto Final…” de a poco, o leerlas de corrido sólo para tener una idea general para luego, ir viendo una por una de acuerdo a las necesidades de cada  circunstancia personal o a las necesidades del grupo al cual pertenezcamos.

Ojalá se cumpla, también en este caso, lo que un día dijo Gustavo Berti: “Si todo mi dolor ha servido para que una persona sufra menos, entonces, mi vida no habrá pasado en vano

Lo que buscamos no está en el pasado

LO QUE BUSCAMOS NO ESTÁ EN EL PASADO

VIERNES 19 JULIO 2019GRUPORENACERDEJA UN COMENTARIO 2 0 CALIFICAR AQUÍ

Por Enrique Conde


      La tragedia no es perder un hijo, la tragedia es perder un hijo y no aprender nada de eso, porque entonces, su muerte habrá sido en vano, una muerte sin sentido, una muerte absurda.

     Como padre tenemos la responsabilidad de que no sea así, pero es solamente cada padre que puede decidir qué es lo que va a aprender de esto,  si va a llorar hasta regar las plantas del jardín, con lo cual, su dolor y su tragedia sea en vano y no tenga sentido.

     Si continuamos con nuestras emociones y nuestros sentimientos, colocados en el pasado, no nos llevarán a ninguna parte, no nos conducirán, absolutamente, a ningún lugar; vamos a pedalear en el barro durante toda la vida.

     La respuesta no está en el pasado, todo lo que ha pasado no se puede modificar.

     La respuesta está adelante nuestro, en lo que todavía  nos falta por vivir.

     No nos detengamos pues, en lo que nos ha pasado; tratemos de canalizar nuestras energías acerca de las posibilidades que se nos abren a partir de la muerte de un hijo, hay caminos nuevos, no explorados, no visualizados antes, pero están allí esperando ser recorridos.

     Esos caminos están ahí, esperando que los transitemos.

     Nosotros, que supuestamente, somos la creación más perfecta que existe en este planeta, preguntémonos; ¿por qué tenemos los ojos puestos hacia delante? ¿por qué no nos hicieron con los ojos puestos hacia atrás?

     Eso tiene que tener un significado, ¿por qué no me pusieron los ojos en la mano?, donde yo podría mirarme la cabeza, mirarme las orejas, poder mirarme la espalda.

     Pero no, me los pusieron ahí donde están y los ojos puestos ahí, podemos intuir, que tiene un significado: primero, no me puedo mirar a mí mismo, y, a su vez, que tenemos los ojos adelante, porque tengo que  mirar y caminar para adelante.

     Tenemos que mirar hacia el futuro.

     Tenemos que ver qué es lo que puedo hacer de valioso por delante, qué es lo que puedo aprender de tanto dolor.

     John Milton, escritor inglés que perdió su vista, nos dice “El verdadero infortunio, es no saber sobrellevar un infortunio.”

     Quien siga mirando hacia atrás, no avanzará, va a quedar cristalizado como la mujer de Lot, hecha un desecho de sal.

     ¿Recuerdan la historia de la mujer de Lot?  Lot le pidió al creador que lo saque de la ciudad de Sodoma y Gomorra y el creador le permite salir con su esposa Edith, con la sola condición que al salir no vuelvan la mirada hacia atrás.

     La mujer de Lot desobedece y se da vuelta y ¿qué pasa?  se convierte en una estatua de sal.

     ¿Cuál es el significado de esta metáfora? 

     Que se cristalizó en lo que quedaba atrás, ese es el peligro de mirar demasiado para atrás.

     El resultado final es que vamos a haber muerto con nuestro hijo y así habremos hecho de nuestro hijo nuestro verdugo.

     Ese mensaje no queremos darlo y el único elemento para no darlo es nuestra vida y la manera en que la vivamos.

     ¿Cómo vivo mi vida?  ¿qué es lo que hago con tanto dolor? ¿para qué sirve este dolor?

     Sirve para una sola cosa, para ser más solidario y en nuestro caso, ayudar a otra persona a que sufra menos, intuirlo así,  es de la esencia de Renacer.

     Si quieres ayudar a otra persona, a que sufra menos, no puedes acercarte a ayudarla y decirle ¿cómo estás? yo también perdí un hijo, ¡Ah! y tengo tantas culpas y todavía no puedo una u otra cosa…

      ¿Qué clase de ayuda es esa?

       Cuando uno está dispuesto a ayudar a otra persona, se tiene que olvidar de su propio dolor, tiene que decir yo también perdí un hijo y sé que se puede salir adelante, porque como dice Víctor Frankl: “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar  un hermano que sufre, trasciende como ser humano”.

                                                       Viernes 19 de julio de 2019

     Eiségesis de lo expresado por sus iniciadores, recopilado por Enrique y Ana Doris, con el aura de Ulises y el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito

Sintesis de la esencia y fundamentos de Renacer

Síntesis de esencia y fundamentos de Renacer

Publicado por gruporenacer 5 0 Calificar aquí

Por Aníbal Caropreso, papá de Fernando.


A fin de interpretar cabalmente qué es, de qué se trata, cuando decimos Esencia y Fundamentos de RENACER, previamente debemos conocer que, hasta el 5 de Diciembre de 1988, en nuestra cultura y sociedad, no había una repuesta concreta para la muerte de hijos. A partir de ese momento, la aparición de RENACER se transformó rápidamente, tal como dio en llamarse, en una Revolución Cultural dado que a través de los grupos de Ayuda Mutua y con bases sólidas de trabajo, los padres que llegan a los grupos pueden transformar todo su sufrimiento en el más puro Amor a la Vida a partir de un intenso trabajo personal. De esta forma, poder transformar una tragedia en un triunfo puramente humano.
Si tuviéramos que hacer una síntesis sobre qué es la Esencia y Fundamentos de RENACER, partiendo del concepto de que la Esencia es todo lo Universal en nosotros, podríamos resumir en lo siguiente:


El sufrimiento no es una Enfermedad.
Conocer que la muerte de hijos provoca una crisis existencial del ser de inconmensurable magnitud y comprender que el “sufrimiento” no es una enfermedad, el cual nunca lo será, son las premisas iniciales en RENACERque dan paso al trabajo con todo aquello que es Universal al ser humano como es el “sufrimiento”, y no con las “emociones y/o sentimientos” que el sufrimiento produce ya que son personales y particulares a cada individuo, a la vez que temporales y diferentes en cada uno. Por lo tanto a partir de esta premisa, se logra llegar a verdades propias de la existencia.
Sin ninguna duda, la muerte de hijos nos permite correr un velo muchas veces oculto en la Vida y comprender que a partir de mi existencia y sufrimiento, debo elegir cómo deseo vivir para mí, para los que me rodean, y para todos los demás. Esta triple condición, me posibilitará incursionar en la apertura de una nueva dimensión, que es la dimensión espiritual (no religiosa), del ser, la propia Esencia.
A partir de esta apertura y conocimiento, donde se generan los fenómenos más humanos, como son el Amor, la Libertad y la Responsabilidad, entre otros, nos permitirá transitar nuevos caminos, que es el de poder llegar a elegir ser seres más solidarios y compasivos: poder levantarnos por encima de nuestro propio dolor e interesarnos en ayudar a esa otra nueva mamá o papá que llega a los grupos para calmar su gran dolor.
Una cosa muy diferente es “lo que nos ha pasado, y otra cosa muy distinta es, lo que cada uno de nosotros decide hacer con aquello que nos ha sucedido”.
Esta fundamental tarea, nos permite reconocer que no es un mérito de ese hijo que partió, sino nuestro mejor homenaje de Amor hacia él, a través de nuestra decisión de levantarnos hacia la Vida.

Los grupos se deben siempre a los padres nuevos que recién llegan y a los que más sufren.
Este concepto, está directamente dirigido a la autotrascendencia del ser, de nuestro propio ser, a partir de enfocarnos en el otro en el concepto de la Ayuda Mutua. Es el hecho de ir olvidando nuestro propio dolor al estar enfocado en la ayuda al dolor y sufrimiento del otro.
Aquí un concepto que surge en los grupos y que siempre está muy presente, es la frase de Viktor Frankl que dice:“Que el hombre que se levanta sobre su propio dolor para ayudar al hermano que sufre, trasciende como ser humano”.

El sacrificio y el esfuerzo deben ser personales.
Si bien Renacer es un espacio donde concurrimos en busca de ayuda de “otro par” que es quien mejor nos interpreta, porque le ha sucedido lo mismo que a cada uno de nosotros, es un espacio que nos transforma en poder dar “todo lo mejor de nosotros”, en homenaje y memoria de nuestro hijo que partió prematuramente.
Si vamos a dar algo a RENACER, va a ser todo lo mejor a partir de comprender que hemos podido aprender luego de la tragedia. Aprender a transformar el dolor en Amor. A ser seres más solidarios y compasivos abiertos a todos aquellos que lo necesiten. Porque tenemos las herramientas, pero también la fortaleza de habernos vuelto a parar sobre nuestros pies a la Vida y transformarnos en seres nuevos y más humanizados.
No importa cuánto tiempo nuestros hijos estuvieron físicamente con nosotros en este mundo. No importa cómo fue su partida. Solo importa el amor inmenso y eterno por los que partieron y por los que aún están junto a nosotros. Que nuestro mejor esfuerzo y sacrificio vaya en consonancia con el Amor hacia ellos.

La tarea de RENACER es solidaria y gratuita.
Los padres que concurren a RENACER no pagan ningún derecho de inscripción (porque no lo hay), no pagan cuota (porque no existe), y trabajan en total relación con el concepto anterior, en todo caso su “esfuerzo” personal es la vocación de servicio hacia el otro.
Siempre, y es de reconocer, RENACER pudo encontrar en la sociedad la colaboración de Escuelas, Instituciones (religiosas o no), Juntas Vecinales, Bibliotecas, etc., que facilitaran gratuitamente un lugar para llevar a cabo las reuniones de los Grupos.

RENACER no se identifica con causa alguna, más allá de su misión.
Siempre decimos que en RENACER, a diferencia de otros grupos, concurrimos “por algo que no tenemos y que no queremos dejar de olvidar”. No realizamos ningún reclamo a la sociedad, no pedimos nada, no protestamos por nada.
Nuestra misión en la Vida es sumamente clara: “Ayudar a otra mamá o papá a volver a encontrar un camino que le permita poder vivir dignamente a partir de lo sucedido”.

RENACER no tiene preámbulos.
Al no tener un preámbulo de lo ya escrito, de lo ya definido, RENACER no se limita a definiciones y deja fluir lo que la Vida misma hace a través de la Libertad de elegir, con Responsabilidad.
Los preámbulos pueden ayudar en otros tipos de grupos, pero no aplican en RENACER.
Ante la Vida y la muerte, solo podremos ser capaces de comprenderla a través de una nueva condición y con ojos de un nuevo ser que nace a partir de una tragedia.

RENACER tiene objetivos.

  • Enfrentar el dolor, la verdad dolorosa
  • Aprender de la realidad que nos toca vivir
  • Encontrar un sentido al sufrimiento
  • Dar un nuevo significado a la Vida

De esta forma, sin preámbulos que nos aten a definiciones estructuradas, que son luego difíciles de cambiar entre las personas, todos los padres sufrientes tienen la libertad de realizar la búsqueda de su camino, de su propia verdad, sin imponer valores o condiciones a otros, pudiendo descubrir su propia dimensión humana y espiritual. Descubrir sus propios valores y cómo desea vivir su Vida: con Libertad y Responsabilidad.

Descubrir un nuevo camino, que es el de la trascendencia del sufrimiento, podrá brindar como resultado y no como objetivo, la Paz interior y la Serenidad de nuestro ser, recuperando toda esperanza de Vida.

Los Grupos disponen de la más absoluta Horizontalidad y Abarcabilidad.

Todos los padres que concurren y conforman RENACERson “radicalmente” iguales. Desde Alicia Schneider y Gustavo Berti sus iniciadores fundacionales, como cada iniciador de cada grupo, en cada ciudad, en cada región o en cada país, hasta la última mamá o papá que acabe de ingresar a cualquier grupo, todos son iguales.
En RENACER no se impone algún tipo de valores. La antigüedad en los grupos, o cómo fue la partida de cada hijo no hace ni brinda ninguna condición particular. Por cuanto, todos somos iguales por haber entregado hijos a la Vida, cuya partida fue antes de lo deseado.
Luego de muchas y distintas experiencias, el intenso trabajo llevado a cabo en RENACER, concluyó en que lo único que nos une es algo tan universal como el “sufrimiento” y no las distintas causas por la partida, de la edad, circunstancia o afinidades si las hubiera. Si así fuera, rápidamente podríamos transformarnos en subgrupos “victimizados” por las circunstancias particulares, cuyo inmediato objetivo sería el reclamo, transfiriendo responsabilidades a terceros por lo sucedido, trastocándose el verdadero sentido y objetivo fundacional que persigue RENACER.
A partir de este concepto, el de Horizontalidad y Abarcabilidad, podemos rápidamente entender y comprender, que RENACER no tiene ningún tipo de organización formal que implique algún tipo de estructura y/o jerarquía funcional, porque no cabe ni podría tener algún sentido lógico.
Comprendiendo que cuando muere un hijo también muere algo nuestro, lo que debe prevalecer en RENACER es: Aprender a que muera “nuestro ego”.

En RENACER no se imponen valores.
En RENACER ningún papá o mamá puede decirle a otro qué debe hacer o qué debe ser. Por el contrario, el énfasis está dado en que cada papá o mamá tiene la total libertad para decidir ante quién asume su responsabilidad en la Vida.
La responsabilidad individual es un valor neutro y vigente en cada integrante del grupo el cual permite brindar la comodidad entre todos.

Somos grupos de Ayuda Mutua y no de Auto Ayuda
La importancia de entender este concepto, nos aclara que si bien la pérdida de un hijo es una condición permanente, el sufrimiento puede ser “trascendido”.
Esta significancia cobra sentido cuando aprendemos a dejar nuestro dolor de lado para ayudar a ese “otro” que sufre. Es aquí cuando logramos la trascendencia, nuestraAutotrascendencia. En el “hacer”, en el trabajo continuo que aprendemos en los grupos, donde inicialmente recibimos “abrazos” y mucho “amor” de quienes nos reciben, nos brindan sus “testimonios y vivencias”, donde nos dicen que “se puede decir sí a la Vida” nuevamente. Es donde aprendemos el primer paso a la Solidaridad a través de la Ayuda Mutua.
Es en este “hacer”, en esta Autotrascendencia, que estamos “dando” lo que alguna vez “recibimos” al llegar a RENACER, que es ni más ni menos el Mensaje. El poderoso Mensaje de “Amor” que nos dejaron nuestros hijos, un mensaje que llevaremos y entregaremos siempre desde nuestro más profundo ser.

En RENACER aprendemos a comprender que no somos lo que recibimos de la Vida, sino lo que somos capaces de dar, lo que devolvemos a ella. Y es aquí donde decidimos dar lo mejor de nosotros en una obra de Amor, porque en ella está el recuerdo y memoria de nuestros hijos, los que partieron y los que aún están.

Aníbal, papá de Fernando

Días y noches

Por Maricel Hanri, mamá de Giovanna. San Marcos Sierras, Córdoba, Argentina.

El dolor se convirtió en mi “dulce nostalgia” eterna, 12 años ya pasaron de tu partida, volaste mi bella Giovanna.

Aún siento tu aroma azares, veo aún esos ojos negros luceros de mi vida.

Mi maestra siempre guerrera valiente de la vida, me enseñaste a no rendirse, a levantarme ante cada caída y seguir.


Por vos transformé mis demonios en ángeles, mi oscuridad en luz, mi locura en paz, mis gritos en silencios, mi dolor en amor, me enseñaste que nadie es dueño de la vida, ni siquiera de la propia, me enseñaste a amarme, a cuidarme, a darme una oportunidad, a crecer y a vencer todos los obstáculos de la vida, a valorar cada segundo de la vida, a ver y contemplar cosas que antes no veía.

Me enseñaste a no complicar la vida con culpas, dolor, tristezas y fantasmas.

Me seguís enseñando día a día, gracias a vos conocí un hermoso grupo de amigos se llama Renacer, me ayuda a no sentirme sola, a compartir y ayudar a otros papás y mamás.

Me enseñaste a reír, me había olvidado .

Me enseñaste a no ser egoísta conmigo misma.

Hacen ya 12 años, mi dulce Giovanna, parece fue ayer, parece que el tiempo no pasa, te amo, mi dulce Giovanna siempre en el corazón de mamá, mi dulce y eterna nostalgia.

Con amor mamá

Tú ya lo sabes

RECUERDA

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que la muerte como fin no existe, que al nacer nos esperan nuestros padres y al morir nuestros seres queridos, nuestros guías, nuestros maestros…

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que estamos aquí por un tiempo limitado, el que necesitamos para experimentar lo que sea que tengamos que experimentar, que entender, que comprender, que hacer, que sentir…

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que cuando uno de tus seres queridos se va es mejor que le des permiso para partir, que le dejes ir, aunque sientas un inmenso dolor y tristeza

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que volveréis a estar juntos, que seguramente ya habéis estado juntos muchas veces antes y lo volveréis a estar muchas veces después

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que su marcha ya estaba pactada, que forma parte de tu aprendizaje, y en tu interior conoces la mejor manera de afrontarla y actuar

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que el amor y el perdón son las mejores herramientas para sanar y avanzar

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que te mereces lo mejor y el Universo siempre, siempre, conspira a tu favor

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que con tu actitud puedes darle la vuelta a cualquier situación y vivirla con amor

Tu ya lo sabes, solo tienes que recordar, que dentro de ti esta la fuerza que necesitas para vivir

Hace 4 años se realizó la primer jornada de consolidación de “Esencia y fundamentos de Renacer

Hace 4 años se realizó la primer jornada de consolidación de “Esencia y fundamentos de Renacer”

Publicado por gruporenacer 0 0 Calificar aquí

Por Juan Francolino


El día 27 de junio  de 2015 se realizó en la Facultad de ingeniería de la Universidad del Salvador la primer jornada de consolidación de “Esencia y fundamentos de Renacer”.

En Huerta Grande en el vigésimo aniversario de Renacer, Alicia Schneider y Gustavo Berti expresaron:

“Es necesario que conozcamos la Esencia de Renacer y nos mantengamos dentro de ella porque si no, los grupos se van a dispersar, vamos a tener dificultades y el mensaje se va a perder”.

Este fue  el motivo para poner en marcha las jornadas de capacitación que desde la década del noventa no se  realizaban. Mamás y papás aprendiendo entre pares.

Ada Karina  Auil y Aníbal Caropreso llevaron adelante el taller de  “Introducción a la Esencia de Renacer”.

Ricardo Mario González, habló sobre  el funcionamiento de los grupos y las  redes sociales.

A mí me correspondió explicar “Esencia y fundamentos de Renacer como  grupo de ayuda mutua”.

Luego se realizó la presentación del libro “Donde la  palabra calla”.

Primer comentaron el libro Silvia Dobler y Nidia Ferrero, luego habló Tomas Abraham, quién  escribió el prólogo del libro y por último hablaron los autores Alicia Schneider y Gustavo Bertí.

Dentro de dos meses se realizará la décima jornada, organizada por los los grupos de Esperanza, Paraná y Santa Fe en la  cual expondrán temas madres y padres de varias ciudades del país.

Estamos  aprendiendo, estamos creciendo, el mensaje esta en marcha